Transiciones de siestas

El sueño diurno es increíblemente importante para los niños y tiene una gran influencia en lo bien que duerma tu hijo por la noche. Si no duermen lo suficiente, se cansarán demasiado y esto puede contribuir a que se despierten con frecuencia durante la noche y más temprano por la mañana. Si duermen demasiado durante el día, esto puede hacer que estén más despiertos durante la noche. Desafortunadamente, ¡la línea entre estar bien descansado y demasiado descansado es muy fina!

Cuando tu hijo esté listo para echarse una siesta, normalmente mostrará signos que a menudo pueden ser difíciles de reconocer.

De 3 a 2 siestas:

Los bebés normalmente entran en un ritmo de dormir 3 siestas al día alrededor de los 3 a 4 meses, generalmente duermen una más corta temprano por la mañana (poco después de despertarse), una segunda siesta más larga a la hora del almuerzo y una una siesta corta (a veces dura solo 15 minutos) al final de la tarde para ayudarlos a llegar a la hora de acostarse. Los bebés dejarán primero la siesta de la tarde, esto normalmente sucede entre los 6 y 8 meses. Tu hijo comenzará a mostrar signos de que ya no lo necesita:

  • Cada vez es más difícil conciliar el sueño al comienzo de la siesta
  • Le resulta más difícil conciliar el sueño a la hora de acostarse
  • Largo período de vigilia en las primeras horas de la mañana

Antes de quitar esta siesta por completo, siempre vale la pena reducir la cantidad de tiempo que duerme (despertando al niño) primero y continuar ofreciendo el sueño sin forzarlo. Una vez que hayas quitado la siesta por completo, es posible que debas adelantar la hora de acostarse hasta que tu bebé se adapte al cambio.

De 2 a 1 siestas:

Es probable que tu bebé duerma dos siestas desde los 8-9 meses hasta los 15-18 meses, aunque algunos lo pierden antes y otros después. La mayoría de los niños duermen una siesta matutina corta (que se irá reduciendo lentamente) y una siesta más prolongada a la hora del almuerzo que, a medida que reduce la primera siesta, debería ver un aumento en el tiempo (alrededor de 2 a 2,5 horas). Tu hijo comenzará a mostrar signos de querer dejar la primera siesta si:

  • Cada vez es más difícil conciliar el sueño al comienzo de esta siesta
  • Resulta más difícil conciliar el sueño para la segunda siesta
  • Se despierta temprano por la mañana

De 1 a 0 siestas:

Tu hijo podría tener tan solo 2 años cuando empiece a mostrar signos de necesidad de dejar esta siesta, sin embargo, hay otros niños que la necesitan hasta que tengan 4 años. Antes de quitársela por completo, intenta lentamente reducir la duración de la siesta y despertarlo más temprano para que haya un período de vigilia más prolongado entre el final de la siesta y la hora de acostarse. Una vez que le quites esta siesta por completo, es posible que tengas que adelantar considerablemente la hora de ir a dormir. También puedes notar que está más irritable y cansado mientras se adapta al cambio, esto es totalmente normal. Tu hijo comenzará a mostrar signos de querer dejar esta siesta si:

  • Le resulta cada vez más difícil conciliar el sueño a la hora de acostarse, pueden luchar para irse a la cama y parecer completamente despiertos.
  • Sufre despertar nocturno frecuente.
  • Tiene largos períodos de vigilia durante la noche.

Mis planes de sueño

Milo

Para niños de 18 meses +

Elsa

Para bebés de 9 a 18 meses

Oscar

Para bebés de 6-9 meses

Alfie

Para bebés de 0-6 meses

Menú
error: ¡Contenido protegido!